Conectarse

Recuperar mi contraseña

¡Vótanos!
Foros Hermanos

Photobucket Photobucket 50x90
¡Atención!

Alexsey "Lyosha" Korsakov

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alexsey "Lyosha" Korsakov

Mensaje por Aleksey Korsakov el Miér 19 Nov 2014, 00:03

FICHA INTERPRETATIVA

Nombre del Usuario: Aleksey Korsakov.

Nombre del Personaje: Aleksey “Lyosha” Korsakov.

Imagen del Personaje/PB: Alex Pettyfer
Imagen I
Imagen II

Edad Aproximada: 20 años [1 de Enero, 1994]

Sexo: Masculino.

Color del Pelo:Rubio.

Color de ojos: Negro azabache.

Color de piel: Caucásico.

Rasgos destacables: Cicatriz en el vientre.

Estilo y descripción física:  Contextura física delgada, rostro delgado y fino, músculos apenas marcados. Mide 1.83 mts y pesa 78 kg. Sin tatuajes. Posee una cicatriz producto de un trasplante hepático, en el vientre de lado a lado y bajo las costillas. Su cabello es corto, muy pocas veces arreglado con algo de gel fijador.
Suele vestir de modo informal fuera del horario laboral, prefiriendo los jeans, los pantalones con bolsillos, camisetas, camisas finas, sudaderas y camperas.

Historia:
Detalles:
Nacido un primero de enero de 1994, a pocas horas antes del amanecer, Alexsey resultó un niño de familia estándar criado al este de Moscú, Rusia. Creció acostumbrado al frío casi ártico de su país, llegando a soportar las duras oleadas de 20º Celsius bajo cero; por esta razón comenzó a atesorar los veranos más que cualquier otra cosa ya desde sus inicios en el preescolar.
El primer cambio importante en su vida, que lo obligó a dejar de pensar tanto en sí mismo y más en los demás, vino en el 99 y se llamó Mikhail. Su pequeño hermano no era muy diferente de él mismo cuando bebé, excepto por la enorme vitalidad que parecía sobrarle cada día. Y es que aunque Lyosha mismo era inquieto, este bebé le superaba haciendo temblar paredes y techos.
Sus padres, de clase media-alta, gozaron de una estabilidad envidiable tanto sentimental como económica prácticamente durante toda su vida. A mediados del 2002 Dmitry Korsakov recibió un ofrecimiento para ser representante de la empresa en la que trabajaba, siendo requerimiento especial mudarse a Atlanta, en Estados Unidos, para ocupar el puesto. Así fue como toda la familia cerró las puertas de su hogar en Asia para cruzar todo el océano hasta el país de las oportunidades. Significaba una nueva casa, un nuevo ámbito laboral, nueva escuela, nuevos vecinos, y por sobre todo: un nuevo idioma.
Alexsey por supuesto se reprobó más de la mitad de las materias durante el primer año. Pero pese a su total fracaso académico, socialmente seguía siendo bastante aceptado. Era un chico relativamente bonito (a pesar de que todavía no había pegado el estirón y estaba un poco enano) que con una sonrisa lograba favores de las mismas maestras (aunque estos no llegaban a ser más que explicaciones extra, consejos y ayuda con el inglés). Salía a cumpleaños, reuniones de estudio, y demás con una frecuencia al por demás normal, siempre que coincidiera con sus tutores particulares y los eventos familiares.
De la mano con la pubertad llegó su primer crush con una chica, allá por principios del 2007. La muchacha que le cautivó era castaña, delgada, de bonitos ojos miel; lo tuvo un poco obsesionado durante algunos meses pero después todo pasó de largo sin mayores roces. Para 2008 estaba repuesto casi en su totalidad, aunque todavía desviaba la mirada para verla pasar por el pasillo.
Ya por entonces se le daba muy bien la lectura, análisis y relato de todo documento sobre la naturaleza que cruzase por sus manos.
Al terminar la secundaria decidió asistir, casi voluntariamente, a una universidad de Nueva York para estudiar Farmacéutica. La decisión se basaba prácticamente en su propia facilidad con toda la rama de ciencias biológicas, el trabajo de su padre como representante de una empresa relacionada a la medicina, y también la ambición de crecer como persona autónoma en una de las ciudades más importantes del continente. La idea de volver a Rusia ni siquiera se le cruzó por la cabeza y, de ser así, mucho hubiera sido distinto.
Comenzó los estudios universitarios en el 2012 sin ningún traspié. Su padre se había comprometido a ayudarle financieramente durante el tiempo que fuera posible para que él pudiera concentrarse en los libros. Alexsey desde el fondo de su corazón dudaba de que pudiera quedarse quieto en una silla estudiando por horas durante más de un año, pero sabía que no contaba con otra posibilidad como aquella.
Los primeros meses fueron de fiesta: las nuevas relaciones sociales, nuevos ambientes, nueva música, nuevas bebidas. Todo era frenesí, alcohol, fiestas. Se tuvo que poner mano dura para controlar las salidas y dedicarse a lo que debía, y después de unos meses logró finalizar el primer semestre de su vida como adulto casi independiente.
Pocas semanas después las cosas comenzaron a complicarse de manera llamativa, desde esa mañana que despertó con dolor por todas partes. Le dolían las articulaciones, pero pensó que era por la fiebre, y que quizás todo era un virus como la gripe. Decidió hacer cama el mayor tiempo posible, pero al cabo de dos días otros malestares se sumaron: le costaba respirar, no podía comer, y lo que comía lo devolvía. Debilitado por la falta de alimentación, decidió llamar a sus padres e irse al hospital apenas notó a la luz del día que su piel definitivamente no lucía normal. Ya en urgencias le hicieron los análisis de rutina, lo revisaron por todas partes y concluyeron que debían internarlo por una hepatitis que avanzaba a pasos voraces.
Aquél fue su primer contacto cercano con la muerte, que se solucionó después de muchos días de internación y gracias a la aparición de un donante compatible. Después de una cirugía y muchos remedios, por fin se repuso habiendo perdido prácticamente la mitad del segundo semestre Universitario. Afortunadamente nada grave ocurrió, su cuerpo parecía haberse adaptado bien al cambio, los dolores seguían estando esporádicamente producto de los remedios y la hepatitis todavía no curada en su sistema, y así continuaron pasando los días.
A los cuatro meses de su trasplante,  la universidad hace tiempo estaba olvidada y los análisis de sangre se mostraban óptimos en cuanto al virus. Ya casi estaba libre de la enfermedad. Fue por aquél entonces que las cosas raras comenzaron a suceder: despertar en medio de la noche en cualquier lugar que no era donde se dormía, jaquecas recurrentes e inexplicables, mareos suaves pero prolongados entre los acontecimientos más comunes. Los médicos decidieron hacer más estudios, una biopsia, una resonancia magnética, más análisis de sangre, pero todo concluyó en que el hígado y la hepatitis estaban bajo control, y el resto de su cuerpo lucía en buenas condiciones. Con la indicación de que estuviera alerta y tuviera paciencia, Alex dejó pasar otro par de meses con la esperanza de que todo simplemente desapareciera del mismo modo en que apareció.
Su madre volvió a Atlanta pocos días después, teniendo en mente la indicación médica de que él volviera por un control el próximo mes pero no por la enfermedad, sino por los otros síntomas. Inicialmente ni ella ni Lyosha querían despedirse, quizás por intuición de que algo podría salir mal, pero ya habían agotado el tiempo que disponían. Esa noche mientras dormía, por primera vez en mucho tiempo, tuvo terror de cómo despertaría: cerró puertas y ventanas con trabas, guardó en un cajón con llave todos los elementos punzantes, y entonces durmió.
Fue a la décima noche que todo se fue en picada. Despertó de pie en medio de un parque a tres calles de su departamento, vestido sólo con su pijama, completamente sudado, tembloroso, confundido y mareado. Esa fue la primera de las más terroríficas noches que puede recordar.
Lo consultó a la mañana siguiente de urgencia con su médico, que lo derivó con un psicólogo sugiriendo un trauma emocional post-operatorio. Alexsey no estaba para nada convencido pero de todas maneras asistió, un día, luego dos, luego tres; le contaba detalles de su día, de su vida, pensamientos, ideas… pero seguía sintiendo que algo estaba mal. Había algo que no podía describir cada vez que cerraba los ojos, era como si lo viera desde adentro, pulsara desde adentro y al mismo tiempo, no hubiera nada. Se miraba por las mañanas la cicatriz del trasplante, recordaba la hepatitis, recordaba las píldoras inmunosupresoras, los calmantes, los antivirales y pensaba: ¿qué pasaba con él?
Siguió teniendo de manera esporádica las jaquecas, los mareos, las sensaciones de desorientación en medio de la calle, esos incómodos momentos en que no recordaba cuántas cuadras caminó. En algún punto de la odisea dejó de asistir al psicólogo y de atender sus llamados: no le estaba ayudando.
A mediados del 2013, una noche calurosa de julio, decidió dormir con la ventana abierta por el calor. Tal como su corazonada se lo indicó antes de cerrar los ojos, aquello sólo supo ponerse peor. Cuando volvió en sí estaba en un edificio oscuro, en una habitación apenas alumbrada por los faroles de la calle; el cuerpo estaba frío, mojado por algo que debía ser sudor, temblaba casi violentamente, el corazón latía violentamente y toda su musculatura dolía como si fuera despellejado vivo. El lugar estaba todo cubierto de polvo, telarañas, basura y olor a humedad. Sintió un ruido extraño frente a él como si fueran telas corriéndose y al mirar hacia arriba, lo vio: la criatura. No podía describirla, no podía verla con claridad, tampoco reaccionar, pero estaba ahí frente a él mirándolo con ojos sedientos de sangre y dolor. El cuerpo de Lyosha ardía, volaba en temperatura; todo a su alrededor daba vueltas peligrosamente y lo único a lo que podía mirar, eran esos ojos frente a él. Quizás pasaron minutos, horas, o mismo segundos hasta que las ventanas estallaron y un grupo vestido al mejor estilo S.W.A.T. entró con armas disparándole al monstruoso ser que ahora trepaba por las paredes: era M.I.S.T.
Lo siguiente que recuerda es estar en una extraña sala de espera muy fría y seria, con una chaqueta en los hombros y un vaso de agua en las manos. Todavía no sabía qué diría si le preguntaban cómo llegó allí. El momento del interrogatorio se acercaba y lo único que se le ocurría decir era una mentira: que salió a pasear por la zona y le pareció ver algo, así que entró. Realmente no quería terminar preso si decía que no tenía recolección de nada de lo sucedido.
Extrañamente, tras tomarle declaración con miradas llenas de desconfianza, se le fue ofrecido un empleo en la misma organización. Alexsey se sintió incapaz de negarse si no quería tener que revelar la verdad, y más aún, porque todavía se preguntaba qué era esa cosa que había visto frente a él y por qué no lo atacó cuando pudo.
Le hicieron muchos exámenes médicos que para entonces dieron normales, e incluso pericias psiquiátricas en donde contó muchas cosas, excepto los detalles más macabros como cuando se despertó en medio del parque, o las veces fuera de su apartamento. Después le dieron un curso intensivo e informativo para que aprendiera el uso de armas de fuego, cuchillos, obtuviera condición física, y supiera cuál sería su trabajo: ahí supo lo que eran las Criaturas Neo Mitocondriales. Pero muchas de sus dudas seguirían sin tener respuesta por mucho tiempo más mientras él inicia esta nueva aventura junto a M.I.S.T. ; sabe que algo grande está por suceder.

La universidad ya no es una opción desde que tiene lapsus de inconsciencia.

Personalidad:
Detalle:
Se trata de un chico con gustos extremadamente normales que aborrece meterse en más problemas de los que puede manejar, le gusta la música, salir los fines de semana, juntarse con amigos, la varieté, etc.. En cuanto a comidas, suele disfrutar de las viandas bien equilibradas aunque de vez en cuando la comida chatarra es muy bienvenida; le gusta tanto lo dulce como lo salado, la carne por sobre los vegetales y no es muy fan de las frutas.
Debido a sus problemas de salud su autoestima y confianza personal se ha ido al tacho. Se ha vuelto minucioso en el orden y la limpieza tanto personal como de su hogar. Suele tener calendarios arriba del escritorio y post-its con recordatorios de eventos, alegando que son para organización personal, pero la realidad es que sólo busca controlar los agujeros de memoria que le ocurren de tanto en tanto. Para saber qué hizo y en qué momento, procura tener las cámaras de seguridad siempre encendidas, y siempre anotar cuando sale a alguna parte.
En su tiempo libre le gusta leer sobre medicina avanzada, aunque ya no estudia en la universidad. Está especialmente interesado en neurología y psiquiatría en su afán de explicar su propia situación, aunque generalmente todas sus investigaciones se vuelcan más para el lado mitocondrial y sus funciones – como si buscara interconectar el uso de sus habilidades como Adepto a sus malestares, sin demasiado éxito.
Aunque entiende la importancia de detener a las NMC y a las ANMC, sus orígenes biológicos, su funcionamiento y clasificación, todavía no logra que éstas le resulten interesantes de alguna manera. Cree que es un problema que no lo relaciona directamente, que no es su responsabilidad, aunque tampoco se niega a ayudar siendo que para eso le pagan. Limita las horas de entrenamiento y formación en M.I.S.T. al mínimo requerido para mantenerse a competente sin ser una carga para los demás; claramente no tiene ambiciones dentro de la organización.
En cuanto a su vida personal, se encuentra bastante descuidada. Desde que todo el asunto de los malestares comenzó no ha parado de cuestionarse qué de él puede ser llamativo para una chica, qué puede ofrecer él a cambio en una relación y cómo la haría feliz si él mismo duda de su sanidad. Se considera un peligro a sí mismo para relacionarse demasiado con otros humanos. Todavía no se da cuenta que esta falta de sociabilidad es lo que le impide encontrar lo que busca.
Ha desarrollado últimamente un hábito poco usual por las plantas, lo único a lo que cree no poder dañar.
Al ser una persona típicamente no violenta, tampoco tiene gran apego a las armas en general. Le gusta andar desarmado, sólo con su ropa puesta, celular y llaves. Practica en centros de tiro por su trabajo, para ser eficiente, pero no le interesa de ninguna manera volverse francotirador. En su lugar, prefiere experimentar de vez en cuando con sus propias habilidades y usos positivos que podría darle.
Cuando se trata de un diálogo, tiende a ser respetuoso y buen escucha. Ha desarrollado la habilidad de escuchar a los demás antes que a sí mismo para evadir preguntas incómodas que no quisiera responder. Así es que es buen amigo y confidente, fiable, amable, que te dará un consejo si necesitas uno y si cree poder dártelo. Si eres una chica también será la clase de amigo al que no le importa golpear a tus ex novios si ellos te maltratan, sólo a cambio de amistad y una consciencia limpia.
Le gusta cumplir con todas sus responsabilidades en tiempo y forma, aunque es muy malo separando lo laboral de lo personal; inevitablemente lo condiciona anímicamente.
Todavía no es muy bueno mintiendo, principalmente porque no le gusta, pero sigue desarrollando esa habilidad autoanalizándose en cada oportunidad que tiene porque sabe que eventualmente, tendrá que mentir.




Nacionalidad: Ruso. Nacionalidad adquirida en Estados Unidos.

Clase de personaje/Rango: Adepto. Rango E.

Afiliación: M.I.S.T.

Allegados/Amigos: Familia Korsakov, vecinos.

Fama: 00 puntos. [Desconocido]




FICHA TÉCNICA

Arma equipada:
Ninguna.

Blindaje equipado:
Ligero: Ropa .

Capacidad de Carga: 10  

Inventario:
Pistola: Pistola Luger P08. 9mm.
Cuerpo a cuerpo: Estilete

Dinero actual: 1000 dólares.










Nivel del PJ: 1

Puntos de experiencia totales: 0 / 40

Puntos de experiencia para siguiente nivel: 40

Sueldo Mensual: 1000 dólares.









Habilidad Especial de Clase:  
Poder Mitocondrial: Nivel E  [Eficacia en poderes Mitocondriales +50%. Gasto energético en poderes Mitocondriales -50%]

Proficiencias:  
Armas Utilizables: Sólo pistolas y armas de cuerpo a cuerpo ligeras.
Armaduras Utilizables: Ligeras.

Habilidades pasivas:  

Pasiva Nivel 1:
Mente Clara: Como parte de su personalidad, el usuario tiene alta resistencia a las situaciones de estrés, traumáticas o llenas de adrenalina; esto le da la posibilidad de contar siempre con sus cinco sentidos, y evaluar los peligros de manera relativamente metódica, preparar una estrategia y entonces actuar en función de ella. Sin embargo esto no lo convierte en un ser violento ni mucho menos letal.  A efectos prácticos, esta habilidad pasiva impide que Alexsey se vea afectado por estados alterados de origen puramente mental, como Miedo o Furia Ciega.  Esta habilidad progresa a medida que aumenta el nivel de la habilidad personalizada añadiendo un nuevo estado de inmunidad a cada nivel.  

Progreso:


Nivel E:  Inmune a Miedo y Furia Ciega.

Nivel D: Inmune a Miedo, Furia Ciega y Confusión.

Nivel C: Inmune a Miedo, Furia Ciega, Confusión y Locura.

Nivel B: Inmune a todos los Estados Alterados puramente mentales [Miedo, Furia Ciega, Confusión, Locura y Depresión]



Habilidades Mitocondriales:  


Nivel 1:



Descarga electrostática:[Mitocondrial, Ofensiva, Rango Básico] Se trata de una habilidad bastante simple pero poderosa y útil, en la que el usuario proyecta una corriente eléctrica en el enemigo. Funciona exigiendo a la mitocondria una cantidad superior de producción energética que es liberada al exterior del cuerpo. Comienza con pequeños hilos de luz que golpean al oponente produciéndole más que un simple cosquilleo, más bien un entumecimiento importante del músculo;  y pueden convertirse en verdaderos truenos arrasadores capaces de provocar quemaduras severas, mortales incluso. En materiales tecnológicos altera su funcionamiento interno produciendo cortocircuitos; a mayor rango, podrá afectar elementos de mayor tamaño e importancia. El rango de alcance y ancho del ataque, variarán dependiendo del nivel y su adaptación.  [Efectos: Tipo de Daño: Eléctrico. Alcance: Medio-Largo. Efectos: Paralizante (Orgánicos, a partir de nivel B), Obstrucción Tecnológica (Sintéticos, a partir de nivel A). Crecimiento en base a Capacidades Mitocondriales.]


Crecimiento acelerado: [Mitocondrial, Apoyo, Rango Básico]El usuario puede influir en las mitocondrias de otros seres y de este modo, catalizar su crecimiento hasta tamaños anormales. De momento esta técnica no se ha utilizado en personas ni animales por falta de curiosidad, pero sí en plantas. En éstas, al crecer de manera desproporcionada e ilimitada, pueden ser incluso utilizadas como arma de combate volviéndose enredaderas, látigos, cadenas naturales, o estacas.  A bajo rango esta técnica sólo funciona estando a menos de dos metros del usuario, pero esto podría ampliarse y resultar más fácil al mejorar sus habilidades. [Efecto: Crea Armas Improvisadas a partir de vida vegetal. Durabilidad de las Creaciones = 3 por Habilidades Mitocondriales. ]



Shock Neuronal: [Mitocondrial, Apoyo, Rango Básico] Las mitocondrias neuronales del enemigo son temporalmente interrumpidas produciendo una pérdida de la orientación, que puede ser aprovechada de varias maneras. La duración de esta  confusión en principio es de un par de segundos, pero podría durar más tiempo causando incluso daño permanente a menos que el sujeto reciba curación mitocondrial en sus neuronas. Con un buen entrenamiento puede producir desmayos con o sin daño irreparable. [Efectos: Produce Aturdimiento. Daño: No Letal. Normal (A partir de nivel B). Crece en base Habilidades Mitocondriales.  ]



Espejo Mitocondrial: [Mitocondrial, Defensivo, Rango Básico] De manera automática, cualquier ataque mitocondrial que es direccionado al usuario se desvía como si chocase con un espejo refractor, disminuyendo consecuentemente el poder de impacto y los daños. La calidad de esta refracción y la fortaleza de esta defensa dependerán del nivel del usuario, mejorando a medida que sube de rango hasta volverse impenetrable.  [Efecto: Crea un Escudo Mitocondrial. Índice de Defensa del Escudo: Nivel en Habilidades Mitocondriales +1, Durabilidad del Muro: Nivel en Habilidades Mitocondriales x 1.5. Efecto Adicional:  Refleja Habilidades Mitocondriales de menor nivel que Capacidades Mitocondriales (No se sufren daños), Mismo Nivel que Capacidades Mitocondriales (50% de daño a la barrera). ]









Característica personalizada:
NMC Humano  [Capacidades Mitocondriales, Resistencia, Cuerpo a cuerpo.] Rango E.

NMC Humano [Rango E]:


Capacidades Mitocondriales: Rango E +++

Resistencia: Rango E +++

Cuerpo a Cuerpo: Rango E +++



Características innatas: Velocidad, Aptitudes (Medicina)

Características Innatas:


Velocidad: Rango E +++

Aptitudes (Medicina): Rango E +++


Otras características:

_________________
avatar
Aleksey Korsakov
Cazador de rango E
Cazador de rango E

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 16/11/2014
Edad : 23
Localización : Nueva York

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alexsey "Lyosha" Korsakov

Mensaje por Admin el Miér 19 Nov 2014, 00:52

¡Ficha aceptada! Te diría que hicieses los registros, pero te me has adelantado. ¡Bien hecho! XD
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 15/11/2013

Ver perfil de usuario http://misthunters.activo.ws

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.